Cómo abrir una cerradura de seguridad

Métodos sencillos para abrir una cerradura de seguridad.

Pues sí, has leído bien. Lamentablemente los ladrones también saben esto y emplean estas técnicas para entrar a los hogares, pero este post es para que aprendas algunos trucos muy simples que te serán muy útiles en caso de que te  hayas dejado las llaves dentro de tu casa y no tengas la necesidad de llamar a un especialista en cerrajería.

Abrir una cerradura de seguridad

En casos de emergencia, es importante saber cómo abrir una cerradura sin usar la llave

Método 1: bumping

Es la manera más conocida y más común para abrir puertas atascadas. También es la técnica preferida por los ladrones, por desgracia. Es muy fácil aplicarla y es completamente efectiva, pero sólo si la cerradura no es a prueba de bumping.

Para usar este método se necesita una «llave de percusión», la cual se debe introducir en la cerradura golpeándola ligeramente para que entre. Estos golpes harán que los cilindros de la cerradura se muevan para que la llave logre entrar en ella y gire para abrirla. Los cerrajeros a menudo solían usar este método para abrir puertas atascadas, puesto que es muy rápida y fácil. Sin embargo, casi todas las cerraduras de hoy en día vienen con protección anti bumping, así que no es seguro que funcione.

Método 2: tarjeta de crédito

Sí, como en las películas. Cabe destacar que es útil con aquellas cerraduras que ya tienen bastante tiempo de uso; es impoetante que procures usar una tarjeta que no funcione porque tal vez se rompa en el intento.

Introduce la tarjeta entre el marco de la puerta y la parte superior de la cerradura, luego inclina la tarjeta y trata de dirigirla con fuerza hacia el pasador para moverlo de su lugar.

Método 3: el destornillador

Con un destornillador fino y delgado que puedas insertar en la cerradura, podrás abrirla, moviendo el destornillador y ejerciendo presión en la puerta a la vez hasta que abra. Hazlo con cuidado de no causar daños innecesarios que luego puedan costarte mucho dinero.

Método 4: el clip

Otra técnica de película. Deberás tomar el clip y enderezarlo lo más posible, luego dobla la parte superior para que pueda entrar en la cerradura. Muévelo de un lado a otro y haz presión sobre la puerta hasta que consigas abrirla, con cuidado de no forzar demasiado tanto la cerradura como la puerta.

Esta serie de técnicas te ayudarán a resolver de forma rápida y fácil una emergencia con tu cerradura o puerta atascada. Pero si necesitas ayuda de un profesional, recuerda que estamos a tu disposición las 24 horas del día para ir en tu auxilio.

No olvides dejar tu cerradura en buenas condiciones después de realizar cualquiera de estas operaciones para evitar exponer tu casa a peligros de robos.

 

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *